loader image

En la Unión Europea, a 2030 todos los empaques de plástico deben ser reciclables o reutilizables. Y los monomateriales flexibles son la solución más eficiente para lograr este objetivo.

Repensar el diseño del producto basado en la lógica de la economía circular es hoy una prioridad para toda la cadena de plástico, especialmente para la industria del empaque. Un paso esencial en el proceso de desarrollo de envases basado en la circularidad, el llamado design for recyclability (diseño para reciclabilidad), trae una nueva forma de producción eficiente sin afectar el medio ambiente, además de satisfacer las demandas del consumidor, que ya ha demostrado en diferentes investigaciones que se inclinará por elegir un producto sostenible, dadas dos opciones similares.

Cuando un empaque está diseñado para facilitar el reciclaje, este no solo reduce su impacto ambiental, sino que también promueve el desarrollo socioeconómico. Según el estudio Perfil 2017 de Abiplast, la Asociación Brasilera de la Industria Plástica, cada tonelada de material reciclado producido genera más de tres puestos de trabajo para recicladores que recolectan este volumen en el mes. Y, según una encuesta realizada por la Unión Nacional de Empresas de Limpieza Urbana (Selurb), Brasil produce alrededor de 10.5 millones de toneladas de residuos plásticos por año. Si todo este material fuera reciclado, devolvería alrededor de mil millones de dólares a la economía.

Nota completa en el siguiente link:

http://www.plastico.com/temas/Los-empaques-flexibles-monomaterial-marcan-la-pa+135203

 

es_AR
GolpeDigital GolpeDigital